¿Qué funciones tiene una Denominación de Origen Protegida?

0 574

¿Qué funciones tiene una Denominación de Origen Protegida?

Cuando hablamos de productos agroalimentarios ligados a un territorio siempre se nos viene a la cabeza el término Denominación de Origen Protegida… Pero, ¿sabemos qué es una DOP y cuáles son sus funciones?, hoy estamos en el Consejo Regulador de la DOP Los Pedroches para dar respuesta a estas preguntas.

Funciones Denominación de Origen Protegida

Tal y como nos anticipa Juan Luis Ortiz, Secretario General DOP Los Pedroches, las funciones de un Consejo Regulador son 3:

1) La defensa del nombre.
2) La certificación del producto.
3) La promoción del producto.

Vamos a ver cada una de ellas.

1. La defensa del nombre:

La primera función que tiene un Consejo Regulador es la defensa y protección del nombre. Es una función pública cuyo objetivo es velar por el buen uso de la marca; es decir, en este caso es que el nombre de Los Pedroches solo se emplee en productos que están amparados por la Denominación de Origen Protegida.

Es una protección que viene de la Unión Europea y que en el caso de esta DOP está transferida a la Junta de Andalucía y de ahí va al propio Consejo Regulador.

La finalidad es proteger tanto a los ganaderos y elaboradores de estos productos como a los consumidores. Solo un producto certificado por una DOP puede usar este nombre.

Europa blinda esta marca pública solo para esos productos y no se puede emplear para ningún otro aunque se haya elaborado en esa zona.

Cuando la Unión Europea protege un determinado producto agroalimentario no lo hace aleatoriamente, lo hace porque está ligado a un territorio.

Cuando disfrutas de ese producto estás disfrutando de un trocito de ese territorio, de su saber hacer y de sus gentes.

Cada territorio es diferente y una DOP garantiza que en el mercado ese producto sea reconocido así, como un producto de calidad diferenciada.

2. La certificación:

La segunda función, que también es pública, de una DOP es la certificación de los productos. Para ello en este caso se lleva a cabo un control en el campo y un control en la empresa elaboradora.

2.1 La certificación en campo:

Acompañamos a Ermelinda Guillén García, Técnico del Órgano de Control de la DOP Los Pedroches, al campo para ver cómo se realiza una visita de control durante la montanera: la última fase de engorde donde el animal se alimenta en libertad solo a base de bellota, hierbas y recursos naturales de la dehesa.

Se realizan mínimo 4 visitas durante la montanera. Una a la entrada donde se pesan los cochinos y otra a la salida donde se vuelven a pesar. En esta segunda se comprueba que han engordado lo que debían. Además se realizan otras dos visitas más durante el transcurso de este periodo de manera aleatoria y sin avisar.

Entran con un peso en montanera de entre 8 y 10 arrobas (92-115 kilos) y tienen que reponer un mínimo de 4,5 arrobas (51,75 kilos) durante este periodo con este régimen de alimentación en libertad a base de bellota y hierba. Mínimo tendrán que estar 60 días alimentándose con esta dieta.

Cada finca tiene una capacidad arbórea y cada ganadero una capacidad máxima de engorde en su explotación. 1,25 cerdos por cada hectárea es la media de este tipo de régimen de alimentación, la DOP Los Pedroches nunca admiten más de 1 cerdo por hectárea. De esta manera exigen más al ganadero pero también garantizan que disponen de más espacio y que habrá bellota de sobra para una buena alimentación.

Cuando llegan a esas visitas, lo primero que comprueban es que haya bellota en el campo. Se fijan si hay cantidad suficiente en el suelo y en función de la época de montanera en la que estén, si también hay bellota en la encina.

Otro de los aspectos que examinan es el comportamiento de los cochinos. Si están comiendo tranquilos es buena señal.

Cuando un ganadero solicita incorporar sus cochinos bajo la certificación de la DOP Los Pedroches, estos cochinos son identificados con un crotal metálico numerado para poder llevar el control de la trazabilidad de cada animal.

De esta manera garantizan el buen hacer del ganadero en el campo. Ahora veremos cómo certifican el buen hacer en la industria elaboradora de jamones.

2.2 La certificación en la industria jamonera:

La diferenciación de este jamón viene en primer lugar de la dehesa, el ecosistema donde se cuidan los cerdos y en segundo lugar de la curación llevada a cabo en ambiente natural.

Los jamones de esta DOP llegan identificados a la industria con su precinto numerado; el número que lleva cada precinto, identifica cada pieza y su trazabilidad completa.

El precinto se mantendrá durante todo el proceso de curación. Una vez que se cumplen los tiempos mínimos de curación, en esta DOP son 24 meses pero lo normal es encontrar las piezas en el mercado con 36, se certifica la pieza.

El precinto con el anagrama de la DOP se mantiene y además se le coloca al jamón una vitola de la DOP con el mismo número que aparece en el precinto. Esa vitola también tiene que llevar el sello rojo y amarillo europeo que lo identifica como un producto de DOP además del nombre de la DOP que corresponda. Aparecerá igualmente la añada y el número total de piezas amparadas en ese año en esa categoría de producto y por último, la categoría tanto de alimentación como de raza.

El jamón saldrá al mercado con el precinto y vitola de la DOP y además con la vitola de la empresa elaboradora donde aparecerá su marca, su razón social y el registro sanitario. De esta manera podremos saber la industria que la ha elaborado.

Para los productos loncheados se hace una segunda certificación sobre la pieza, se le calcula el rendimiento y se expiden una serie de pegatinas que se colocarán a los packs loncheados.

De esta manera concluye el proceso de certificación de una DOP.

3. La promoción:

La tercera función de una DOP y la única que es privada, es la promoción del producto amparado por ella. Hay que dar a conocer al consumidor este producto y contarle por qué es diferente… transmitirle que está ligado a un territorio, a su saber hacer, a sus gentes, a su clima o ecosistema único, como es en este caso la dehesa.

Además hay que enseñarles cómo identificarlo y reconocerlo a la hora de comprarlo.

Se hace promoción en redes sociales, revistas especializadas, televisión, ferias y todos aquellos medios que permitan dar visibilidad y acercar un producto con características tan diferenciadas y únicas.

Disfrutar de un producto DOP es disfrutar de un trocito de ese territorio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.