Un cortador de jamón de record

279
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Diego Hernandez, cortador record

Un cortador de jamones, llamado Diego Hernández y con residencia en Valladolid, tiene un record relacionado con el jamón: haber cortado 2.160  lonchas  de  jamón  ibérico  de  bellota  en  una  hora (o sea, una cada 1,5 segundos) ….y,  el próximo mes de  abril,  pretende pulverizar otro: estar 33 horas seguidas cortando jamón. Este evento, que aún no tiene ni fecha ni lugar de celebración, será supervisado por jueces del Libro Guiness de los Records… lo que ya sucedió también con la anterior marca establecida por Diego Hernández en el año 2011 (el anterior record, que también era suyo, había quedado establecido en un corte de 1.660 lonchas en una hora… o lo que es lo mismo: dos jamones ibéricos reducidos a lonchas en sesenta minutos). Curiosamente, la idea inicial del cortador era establecer otro récord mundial: cortar tantos jamones como le fuese posible durante 12 horas. Sin embargo, como dicha marca no tenía precedentes, la Organización Guiness no accedió a certificarlo.

El cortador vallisoletano, que está al frente de las tiendas de alimentación que su familia tiene en Valladolid, tiene una gran experiencia en exhibiciones de corte, encuentros, promociones, fiestas y presentaciones… incluso, en el año 2007, se convirtió en el primer cortador de jamón ibérico que cortaba en EE UU. Lo hizo en el restaurante Jaleo de Washington, propiedad del cocinero español José Andrés.

Diego Hernández reconoce contar con maestros de excepción como el abulense Florencio Sanchidrián, a quien define como “un maestro, un artista, un showman, un extraordinario cortador de jamón…”. También sabe cuáles son las claves de un buen cortador de jamón, entre las que se encuentran la habilidad, la técnica, una cierta experiencia, buen pulso y aplomo “mi corte es recto, mantengo los pies juntos y me posicionó ante la pieza bastante erguido”, explica el cortador. Cualidades que en este oficio -salvando todas las distancias- se pueden extrapolar “al de un torero, aunque claro, el riesgo desde luego que no es el mismo”.

Con el nuevo record (o intento de record) a la vista, el cortador ya ha comenzado con la preparación física necesaria, con ejercicios destinados a reforzar tanto la espalda como los brazos.

 

 

Blog de Lopez Ortega: #JamonLovers

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta