Temperatura ideal de un jamón ibérico para comerlo

395
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Temperatura jamón ibérico

Un plato de jamón ibérico es una delicia demasiado sensible y exquisita como para consumirlo en cualquier lugar, de cualquier manera. Y es que… ¿Quién no ha visto esa barra de mesón en el que se ofrecen platos de jamón ibérico loncheado quien sabe cuándo… y quien sabe que temperatura expuestos?

Entre otras cosas, hemos de tener en cuenta que la temperatura ideal para disfrutar, en su auténtico sabor y textura, de una ración de jamón ibérico éste ha de estar entre los 20 y 22º. Esta es la temperatura ideal para que el jamón ibérico sude. Y es que, si la temperatura está por encima, el jamón ibérico no tendrá el sabor que tiene que tener… y, si está por debajo, el aceite oleico no estará en estado líquido y por tanto no potenciará el sabor del mismo modo.

Para conseguir que el plato de jamón que nos vamos a comer tenga la temperatura perfecta siempre podremos seguir dos métodos:

 Corte a mano: 

Cuándo cortamos directamente el jamón ibérico para colocarlo en el plato lo ideal es que se sirva a temperatura ambiente y, una vez lucido en plato, dejarlo descansar unos 5 minutos para que sude un poco y cada loncha quede con el aroma y sabor que desprende el jamón con el aceite oleico.

Envasado al vacío:

En este caso se trata de tener en cuenta diferentes aspectos. Cuándo el jamón ibérico está envasado al vacío, pero lo tenemos a temperatura ambiente, el proceso de emplatado será bien distinto que si lo tuviéramos envasado al vacío … pero en la nevera.

Si nuestro jamón ha sido empaquetado al vacío, y a temperatura ambiente, tan sólo tendremos que abrir el paquete para mantenerlo abierto durante unos 15 minutos. De este modo, nuestro jamón ibérico respirará. Luego, sacaremos las lonchas del paquete, las colocaremos en un plato bien presentado y las dejaremos allí durante unos cinco minutos (sin comerlas). Cuándo las lonchas toman brillo y empiezan a sudar, se puede servir el plato de jamón. Esta es la opción más recomendable y natural.

En algunos sitios, para atemperar el jamón, cogen el sobre de jamón loncheado y lo ponen cerrado debajo del grifo con agua caliente durante unos instantes. De esa forma cogerá algo de temperatura y las lonchas saldrán una a una, sin pegarse.

Otro método para elevar, levemente, la temperatura de las raciones de jamón es el llamado del plato caliente. En este caso, se calienta el plato dónde se sirve el jamón ibérico en el microondas (sin jamón). Luego colocan las lonchas sobre el plato, dejando reposar 5 minutos.

Nuestra recomendación es intentar que el jamón ibérico atempere de forma natural y gradualmente. Así disfrutarás más de sus sabores y aromas.

 

 

 

Blog de Lopez Ortega: #JamonLovers

 

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta