El botiquín del cortador de jamón

522
Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn5
image_pdf

Botiquín Cortador de Jamón

Ante todo sabemos que la prevención y seguridad, es lo primero, pero manejando el tipo de herramientas de los cortadores de jamón y contando además que, en los eventos, las medidas de seguridad no son del todo aplicables, en ocasiones a la hora de cortar se nos puede escapar un cuchillo y pincharnos o hacernos un pequeño corte.

El llevar un botiquín contigo a todos tus eventos es algo básico e imprescindible que te puede sacar de más de un apuro.

Pero, ¿qué debe contener ese botiquín? Aquí os damos algunas pistas:

Gasas estériles: Para curar heridas son mejores que el algodón porque al pasarlas sobre la herida no dejan pelusa, evitando ensuciar la herida, ya que si quedan hebras de tejido pegadas a la lesión se corre riesgo de infecciones.

Betadine: Es mucho más que un simple antiséptico y favorece la cicatrización. Se aplica fácilmente y alivia los síntomas molestos de la inflamación.

Tiritas: Existen de muchos tipos en el mercado y nos pueden servir para una vez limpiada la herida y cortada la hemorragia, nos protejan de posibles infecciones. Hay unas que son elásticas y libres de adhesivo que pueden actuar como esparadrapo o tirita y que son transpirables, elásticas y resistentes al agua.

Botiquín Cortador de Jamón

Spray Protector Transparente: El spray proporciona protección cómoda y transparente para la herida y es muy sencillo de utilizar. Al emplearlo, se crea una película impermeable, transpirable y flexible, que protege la herida y puede aplicarse incluso en zonas incómodas o de acceso difícil. Es solo recomendable para heridas pequeñas, cortes y erosiones menores y no para cortes muy sangrantes.

Esparadrapo: Todos tenemos en el botiquín un rollo de esparadrapo adhesivo. En el caso de pieles sensibles, se debe de usar esparadrapo de papel, totalmente hipoalergénico y que está disponible en el mercado en color blanco y color piel.

Suturas cutáneas adhesivas: Son ideales para cerrar pequeños cortes en la piel. Permiten que la piel respire y se oxigene acelerando y ayudando al proceso de la curación.

Dediles o dedales antiestáticos de nitrilo: Una vez que te has cortado y has limpiado la herida y cortado la hemorragia, puedes ponértelos y continuar con el corte.

Pastillas para el dolor: Es siempre recomendable llevar algún tipo de antiinflamatorio o analgésico para el posible dolor.

Jabón: Una pastilla de jabón nos puede ser muy útil para limpiarnos las manos de grasa y hacer una primera limpieza de la herida.

No tienes por qué llevar todo lo que aquí te indicamos, pero al menos unos mínimos para poder limpiar la herida y proteger el corte. En caso de heridas profundas nuestra recomendación es siempre que vayas al hospital más cercano para que si es necesario, puedan ponerte unos puntos.

Espero que os haya gustado este post, para él hemos contado con la inestimable ayuda de AGACUJ (Asociación Global de Amigos/as del cuchillo jamonero) cuyo objetivo es proteger y divulgar la cultura del jamón a través de esta asociación sin ánimo de lucro.

¿Conoces AGACUJ?

Conoces AGACUJ

Conoces AGACUJ

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn5

2 Comentarios

Dejar respuesta