Viajar con un jamón ibérico

553
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Viajar con un jamón ibérico¿Somos un español estudiante Erasmus, le vamos a pedir a nuestra madre que nos mande unas lonchas de jamón ibérico… pero no sabemos si va a llegar en condiciones a nuestras manos? ¿Estamos preparando un viaje, queremos meter en la maleta un poco de nuestro jamón ibérico preferido pero tememos, como sucedió la última vez que intentamos algo parecido, que la mayor parte de su grasa embadurne el envase que lo contiene…en lugar de haberse quedado en las lonchas? ¿Y si el guarda de aduanas se queda con ese jamón que escondíamos en nuestra maleta?

Caja de transporte para jamón ibérico

Quizás a la comunidad de Jamón Lovers les interese poder echar mano de algunos consejos para evitar que algo de lo arriba expuesto pueda sucederle. Por ejemplo, ya se puede olvidar de intentar entrar con jamón ibérico en los Estados Unidos. Tan sólo algunas empresas tienen el permiso para hacerlo (o sea, que pudiéramos encontrar una tienda donde comprar jamón ibérico, dentro del territorio norteamericano, pero nunca llevarlo desde casa… so pena que nos lo confisque el primer policía de aduanas que descubra nuestro manjar entre nuestro equipaje). En el caso de que queramos viajar con nuestro jamón por Europa tampoco lo tendremos fácil… por mucha libertad de transporte de mercancías que nos digan que existe. Como en el caso de los EE UU, una cosa es que una empresa exporte jamones en un camión refrigerado… y  otra, muy distinta que lo hagamos escondiéndolo, nosotros mismos, entre los calcetines de nuestro equipaje. Y es que, para exportar jamón ibérico -u otros alimentos de origen español- es necesario el Certificado Fitosanitario para justificar que esos alimentos han pasado los controles veterinarios y sanitarios reglamentarios. Además, necesitamos el certificado del SOIVRE que garantiza que todos los productos que se van a exportar cumplen las exigencias de embalaje, temperaturas, y calidad del producto.

Jamón Ibérico envasado al vacío.

¿Y cómo puede mi madre enviarme, a mí, un poco de mi jamón ibérico preferido si estoy de Erasmus en Viena? En ese caso, siempre puede enviarse un paquete con un envasado al vacío. Esta es una manera de pasar las barreras de las aduanas cuando se trata de un peso pequeño. Una forma es envasar el jamón al vacío, preparar el envío en un sobre de burbujas y usar el correo ordinario. A la hora de elegir el envoltorio, habrá que caer en la cuenta de que necesitaremos que el sobre que compremos tenga el suficiente gramaje (grosor) como para que resista los ajetreos del transporte. Si no lo hacemos así, podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de que nuestro envío llega a destino envuelto de mala manera… en un sobre roto. Este consejo también valdría para el envío de un jamón entero… aunque en este caso (obviamente) estaríamos hablando de una caja, pero… ¿qué nos costaría hacer el envío? ¿Cuánto tiempo tardaría? Pues, para el primero de los casos y según los países (y siempre dependiendo, obviamente del peso) estaríamos hablando de 10 euros para Portugal y 25 euros, si el destino de la pieza de jamón ibérico que enviamos es Alemania. Sobre cuando tardará el jamón en llegar al final de su viaje, por norma general el tiempo de envío y recepción es de 2 a 5 días hábiles (siempre dependiendo de la hora a la que hagamos el envío).

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta