Ruta del Jamón Ibérico: Los Pedroches

655
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Ruta jamón ibérico, los Pedroches

En Córdoba. En las comarcas de Los Pedroches, el Alto Guadiato y la Sierra Morena Cordobesa. Esta es la zona a la que hay que acercarse para descubrir los territorios que están integrados en la zona de actuación y protección de la Denominación de Origen Protegida Los Pedroches (DOP). Todos juntos conforman una deliciosa ruta por la que merece la pena perderse. ¿Lo hacemos?

En total la ruta va uniendo treinta y un términos municipales que salpican las comarcas del Valle de los Pedroches, el Alto Guadiato y la Sierra Morena Cordobesa, además del municipio de Posadas, en el Bajo Guadalquivir. Es la zona de dehesa continua más extensa y mejor conservada de la península Ibérica.

Cuenta la tradición que el bereber, al ver por vez primera el Valle de los Pedroches exclamó: Cora de Fash al ballat (el valle de la bellota), el reino del cerdo ibérico que no cató el moro por preceptos de su  libro sagrado. Un paraíso sin vírgenes que da cobijo a la raza más libre de gorrinos que ha parido cerda, al linaje de las  merinas   lanudas y rechonchas, a las terneras  retintas que pastan entre grullas, encinares y robles; al espliego, el madroño y el brezo.

A  tan sólo 86 Km de Córdoba, el viajero hallará la mayor dehesa de Europa. ¿Y qué es la dehesa? Pues un paisaje vegetal único en el que conviven ganado porcino, ovino y bovino. Los Pedroches, al igual que sus dehesas hermanas de Cáceres, Badajoz y Huelva, albergan un sistema de vida, unas costumbres, una forma de entender el mundo.

En nuestro recorrido buscamos pueblos como Villanueva de Córdoba y Pozoblanco– hermoso pozo, fatídica plaza- o un parque natural, al que llaman de Cardeña y Montoso, y en el que crecen alcornoques de piel de corcho y olivares que bautizan los salmorejos con el chorrito pringoso y doradito. También queda por aquí el pantano de Buenas Hierbas, el cauce de un río que llaman de Yeguas y una cocina que es mestizaje equilibrado de Extremadura, Andalucía y La Mancha. Aquí las ensaladas son de berros, hinojos, fieras, trigueros o cardillos; los cochifritos de El Viso y las calderetas y las chanfainas  hermanan  a cordobeses con los pastores extremeños. Con todo, cuando mayo surja en el calendario, las cruces de flores  se alzarán en Pozoblanco junto con las gachas, las perrunas y los buñuelos. Toda una apetecible cocina para dar lustre, y compañía, a un muy apetecible jamón ibérico.

Otras Rutas: Rutas de las sierras de Badajoz.

 

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta