La normativa del jamón ibérico entra en los tribunales

562
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Recurso a la nueva norma del jamón ibéricoEl Ministerio de Agricultura acaba de aprobar la nueva normativa de calidad del ibérico… y ya (presentados desde Castilla y León) se le acumulan los recursos contencioso-administrativos en el Tribunal Supremo. Y es que los productores castellano leoneses consideran que la norma recientemente publicada perjudica a sus intereses… frente a los de los productores extremeños.

¿Y cuantos han sido los recursos presentados? Numerosos. Y es que, desde hace ya varias semanas, la ventanilla de la Sala Tercera, Sección Primera, del Tribunal Supremo no ha parado de recibir recursos contra el Real Decreto 4/2014, de 10 de enero de la nueva norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico. Hasta la fecha, los productores de jamón castellano leoneses que han recurido la norma del Jamón Ibérico, han agrupado las demandas en cuatro recursos conjuntos. Fue la propia junta de Castilla León la que presentó el primero de los recursos contra el Real Decreto. Tras ella, hicieron lo propio un buen número de asociaciones castellano leonesas… empezando por las organizaciones agrarias (COAG, Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos y Asaja) y siguiendo por la Unión Regional de Cooperativas Agrarias, Ibercyl (Asociación de Productores del Cerdo Ibérico de la región), Asociación Jamón de Salamanca y –ya fuera de la comunidad autónoma de Castilla León- la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino.

Pero ¿por qué la norma afecta especialmente a los productores de Castilla y león y no tanto a los extremeños y andaluces? Pues, porque, por las características de la crianza en Castilla y león, la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico impediría que, en una gran parte, el producto ibérico de esa región no podría llevar la denominación pata negra al no derivar de guarros ibéricos puros que pasan los últimos 60 días de vida en la dehesa. Esto, evidentemente, restringiría las posibilidades de venta del producto tanto en España como en los mercados asiático y europeo, donde el término ibérico se asocia a pata negra.

Evidentemente, desde el Ministerio de Agricultura se defiende la normativa recién aprobada. Según palabras del ministro Arias Cañete, la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico no gusta “a quienes no quieren que haya información al consumidor”. El ministro añade, además que considera “una aberración llamar pata negra a todos los jamones al margen de que sean o no ibéricos de bellotas y pasten en dehesa”.

También desde la Asociación de Productores de Cerdo Ibérico de Extremadura han expresado su opinión sobre la norma y la polémica generada. Según Javier Solano, presidente de la asociación “es normal el rechazo de ciertos sectores y la presentación de recursos porque cuando una norma es hecha por políticos y no fundamentalmente por técnicos pasa esto”. Además el colectivo al que Solano representa, y que desde Castilla y León dicen que sale favorecido con la norma, se dice que habría que cambiar algunos aspectos de la normativa como el que fija una edad más tardía para el sacrifico de los cerdos de cebo de campo, doce meses por los diez fijados para los de cebo normal. Al respecto, señala Solano que “todos sabemos en Extremadura que un cochino de campo tiene ya peso y forma para ser sacrificado a los diez meses”. Además, y sobre el supuesto beneficio que los productores obtendrían del uso del término pata negra, el presidente de los productos extremeños de ibérico muestra su desacuerdola inmensa mayoría del cochino que se mata y comercializa aquí es 50/50 (madre ibérica pura, padre no, o al revés). En ese aspecto estamos más cerca de lo que pide Castilla y León que lo que ha conseguido Andalucía y su influyente minoría de productores de guarros puros, a los que Arias Cañete les ha hecho más caso”.

Nueva norma jamón ibérico recurrida

Los números que justifican la nueva normativa

Atendiendo a los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en 2013 sólo algo más del 7% de los cerdos sacrificados fueron de raza ibérica pura (de madre y padre ibéricos). El otro 93% pertenecen a una raza producto del cruce entre una hembra ibérica y un macho de raza duroc que siguen beneficiándose del buen nombre de ibérico pese a que la inmensa mayoría (77%) no ha pisado una dehesa ni ingerido una sola bellota en toda su existencia.

La tendencia es creciente: si en el año 2008 se sacrificaron un total de 517.000 cerdos ibéricos puros, en el 2013 esa cifra ha caído hasta los 139.685, más de un 70%. La razón responde, principalmente, a cuestiones de rentabilidad. Mientras que de los ibéricos puros salen camadas de 5 o 6 crías, los cruces con duroc proporcionan camadas de entre 12 y 15 cerdos que además engordan más rápido, alcanzan mayor peso y dan resultados muy aparentes en el mercado, con una pigmentación y color de pezuña muy similar al de los puros. En el resultado final, a ojos del consumidor, la trampa sólo es apreciable para expertos en la materia.

Más Información sobre la Norma:

 

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

2 Comentarios

  1. Acostumbro cada noche buscar articulos para pasar un buen momento leyendo y de esta forma he localizado vuestra web. La verdad me ha gustado el articulo y pienso volver para seguir pasando buenos ratos.
    Saludos

Dejar respuesta