Jamones y calorías

2837
Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Jamón y CaloriasMucho se ha escrito –incluso lo hemos hecho nosotros en este mismo blog- sobre si el jamón engorda o no engorda-. Pero…¿cuántas veces se ha profundizado en su verdadero valor calórico, en sus propiedades nutricionales de los distintos tipos de jamón? ¿Te apetece que lo hagamos? Pues vamos allá.

El primer jamón que vamos a estudiar es el del jamón serrano, a la sazón, el más consumido de entre los jamones españoles. Así, poniendo bajo el microscopio una ración de 50 gramos, observamos que que contiene un 37% de grasas y un 63% de proteínas, el índice de calorías se marca en 68 Kcal. Esto quiere decir, que unas dos lonchas de jamón serrano aportarían al cuerpo prácticamente 70 calorías. Las calorías del jamón serrano son calorías derivadas de las proteínas, ya que se trata de un alimento que no contiene hidratos de carbono.

El siguiente caso a analizar es el del jamón cocido, protagonista esencial de las meriendas de los más pequeños de la casa o de las dietas bajas en calorías. Lo sorprendente, quizás, para muchos del jamón cocido es que supera, en contenido calórico, al jamón serrano. Y es que, por cada 100 gramos de jamón cocido el cuerpo recibe más de 20 gramos de grasa, 15 gramos de proteínas, 0.9 gramos de carbohidratos y 250 kcal.

El siguiente jamón en ser analizado es el jamón de pavo. Desconocido para mucho y gran aliado de las dietas de adelgazamiento, es éste un alimento que contiene pocas calorías (tan solo 88 Kcal por cada 100 gramos de jamón de pavo), 17,1 gramos de proteínas y, tan solo, 1,6 gramos de grasa, además de 58 mg de colesterol. Por el contrario, por cada 100 gramos de jamón cocido de cerdo el organismo recibe más de 230 kcal y más de 18 gramos de grasa y, aporta 16,4 gramos de proteínas.

¿Y qué decir, después de todo esto, del rey de los jamones? ¿Qué decir del jamón ibérico? Pues, para empezar, que es una delicadeza gastronómica baja en grasas y alta en vitaminas y proteínas –comparado con otras carnes frescas, el jamón ibérico tiene, de media, un 50% más de proteínas-.

Pero….¿Qué comen los cerdos ibéricos? ¿por qué tiene el jamón ibérico de bellota un contenido tan bajo en grasas? Pues porqué la crianza del cerdo y su alimentación está exenta de pienso, concentrados y productos elaborados hacen que los cochinos estén sanos y no concentren grasas saturadas antes de la matanza. Si le sumamos el ácido oleico del jamón, proporcionado por la bellota, nos encontramos con un producto único. Además, el proceso de elaboración y curación del jamón y secado tradicional del jamón lo convierte en un alimento puro, sin haber sufrido manipulación alguna.

En cuanto a los nutricionales que revela el análisis de 100 gramos de jamón ibérico de bellota habría que hablar de 57 gramos y medio de agua, 28 gramos y medio de proteínas y 14,5 gramos de grasa. Además, el jamón ibérico es un producto que no contiene hidratos de carbono y que ofrece al organismo vitaminas del grupo E, vitaminas del grupo B (especialmente B1 y B2), hierro, magnesio y, principalmente fósforo. Todos estos datos no dejan lugar a dudas pero ¿existe alguna combinación que permita  reforzar las propiedades del jamón ibérico de bellota? Pues si, si que la hay: tomándolo maridado con tomate. Es el mejor aliado. Combinar el jamón ibérico de bellota y el tomate multiplicará por dos las propiedades de esta delicatessen española.

Otros enlaces de interés:

Salud y Nutrición del Jamón Ibérico

 

 

 

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta