Jamón de Parma

785
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Jamon de Parma

El más célebre e internacional de los perniles que se hacen en Italia es el Jamón de Parma. Elaborado con las patas traseras de cerdos criados en distintas regiones del centro y norte del país de la bota, el prosciutto (jamón) di Parma ya es conocido desde épocas muy antiguas.

Por ejemplo, antiguos historiadores romanos ya dijeron que, cuando Aníbal entró en Parma (217 a.C), los nativos le recibieron como liberador del yugo de Roma y le ofrecieron jamones.

Asociado el desarrollo del producto con la presencia de manantiales salinos en la región, el Jamón de Parma se caracteriza, curiosamente, por ser un embutido crudo de sabor dulce e intenso. La dulzura del producto se debe, aparte de a sus características organolépticas, a que se agrega poca sal durante la elaboración. Después de una breve estancia en una cámara frigorífica, se añade sebo recuperado del propio cerdo. El tiempo de curación mínimo estipulado para un Jamón de Parma ha de ser de 12 meses.

En la elaboración del jamón, aparte de sal y manteca de cerdo, no están permitidos otros aditivos. La producción de los perniles corresponde a doscientos fabricantes concentrados en la parte oriental de la provincia de Parma, especialmente en los alrededores de Langhirano.

En su uso culinario, el jamón de Parma casa bien con sabores muy diversos, como el melón, el cochinillo asado o como ingrediente principal de los clásicos tortellini. Con respecto a los vinos,  combina con casi todos los blancos.

 

 

Blog de Lopez Ortega: #JamonLovers

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta