Comer jamón de ibérico ralentiza el envejecimiento

120
Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

Salud y jamón ibérico

El secreto de este elixir de la juventud está en que algunos de los componentes del jamón ibérico son antioxidantes…o lo que es lo mismo, elementos naturales capaces de frenar el proceso natural de deterioro y envejecimiento de las células del cuerpo humano. En concreto, nos estamos refiriendo a  la carnitina y la vitamina E, presentes, ambas dos, en cada loncha.

Según se cree –y parecen haber demostrado diversos estudios- la base antioxidante del jamón ibérico podría provenir del tipo de alimentación con la que se nutre el cerdo durante la montonera. Y es que los aludidos estudios han demostrado que la grasa del jamón ibérico es uno de los mejores nutrientes en una dieta para la salud. Se trata de cantidades importantes de grasas (y de grasa buena) porque presentan una alta proporción de ácido oleico. Y por si fuera poco, los lípidos que contiene la carne del jamón ibérico de calidad son del tipo monoinsaturado, que aportan también beneficios para la salud humana.

Resulta bien sabido que el ácido graso monoinsaturado presenta una mayor resistencia hacia los procesos naturales de oxidación que, incluso, los llamados poliinsaturados. Estos últimos son especialmente conocidos por estar presente en alimentos como el maíz, la soja, las nueces, la calabaza o el pescado azul. Quizás al lector le resulten más conocidos por sus denominaciones ácidos omega 3 y omega 6.

¿Y qué es la carnitina? Pues es una amina (o sea, un componente básico) a la que corresponde la tarea de llevar los ácidos grasos hasta el interior de las mitocondrias…  o sea, la parte de las células encargadas de la producción de energía para el organismo. Ni que decir tiene que una disminución de los niveles de carnitina, disminuyen el nivel de energía al tiempo que aumentan el de los tejidos adiposos… o esa, el de las grasas.

Un dato: la presencia de carnitina en los recién nacidos depende de la presencia de ésta en el organismo de la madre. Un argumento más a favor del consumo de jamón ibérico de calidad entre las embarazadas.

Recientemente, para comprobar todo lo hasta ahora dicho con un estudio de campo, se hizo una comprobación acudiendo a una residencia de ancianos. A los residentes se les propuso medir los niveles de proteínas de su dieta y sustituir ese aporte por un equivalente de jamón ibérico de calidad. Tras seis semanas con esta dieta, se volvieron a hacer las mismas mediciones y se comprobó que, además de haber mejorado sus niveles de antioxidantes, habían mejorado, notablemente, diversos parámetros de su salud. Llamó especialmente la atención una reducción, muy significativa de los niveles de tensión.

 

Mas información: Salud y nutrición, el jamón ibérico.

Otros estudios: Jamón Ibérico y vino, dieta delicatessen para adelgazar.

 

 

Blog de Lopez Ortega: #JamonLovers

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta