Diez mejores alimentos para mujeres embarazadas

316
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
image_pdf

10 Mejores alimentos embarazadas

 

 

¿Cuáles son los mejores alimentos para mujeres embarazadas? ¿Hay que comer pescado o será peligroso hacerlo por su alto contenido en mercurio? ¿Es necesario comer carne o tiene demasiada grasa? ¿Y los huevos? ¿Demasiado colesterol? Tenemos tanta información que muchas veces el problema surge a la hora de distinguir entre que es veraz y que no lo es, separar el grano de la paja. Intentaremos ayudarte. Si sigues leyendo, te proponemos descubrirte cuales son los diez alimentos que asegurarán la alimentación de una madre y de su bebe.

 

Huevos

Su contenido de doce vitaminas, además de proteínas y minerales, convierten a este alimento en esencial durante el embarazo. Y es que las células del cuerpo del bebé, que crecen a una velocidad asombrosa, son esencialmente proteínas. Además, los huevos también son ricos en colina, un nutriente esencial para el crecimiento del bebé y la salud de su cerebro, y que a la vez ayuda a prevenir defectos del tubo neural. ¿Y el colesterol? No hay que alarmarse. Una mujer saludable, con un nivel normal de colesterol en sangre, puede incluir sin miedo uno o dos huevos en su alimentación diaria.

 

Salmón

Alimento rico en proteínas de muy alta calidad, el salmón también es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3. Comparado con otros pescados, tiene la ventaja de contener bajas cantidades de metilmercurio, un químico presente en alta concentración en muchos pescados grandes. Según datos de la Agencia de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) lo ideal sería que una mujer embarazada consumiera en torno a los 340 gramos de atún por semana.

 

Alubias

Judías blancas o pintas, lentejas, garbanzos… la lista de posibilidades es amplia, siendo, en todos los casos, unos alimentos cargados de fibras y proteínas. Ambos componentes aliados de todo buen embarazo, si ya hemos comentado la importancia de las proteínas durante la gestación, ahora es el turno de las fibras. Y es que, durante el embarazo los intestinos se vuelven un poquito perezosos, aumentando la posibilidad de que padezcas estreñimiento y hemorroides. El consumo de fibras ayudará a prevenir y aminorar estos dos problemas.

 

Boniatos

El color  anaranjado de este tubérculo, viene de los carotenoides que contienen, y que nuestro organismo transforma en vitamina A. También en una buena fuente de vitamina C, folato y fibras.

 

Avena

Muy rica en fibra, la avena una excelente fuente de energía y también es rica en vitamina B1, magnesio, proteína y fósforo, entre otros nutrientes. Además, un alto contenido en vitamina E protege las células.

 

Nueces

Puede que ni huevos ni pescado sean del agrado de una mujer embarazada…aunque eso no quitará que deba consumir esos ácidos omega 3 tan importantes para el desarrollo cerebral del feto. Para estos casos una buena alternativa con las nueces. Además, son perfectas para consumirlas tanto solas como con uvas pasas o frutas, sobre ensaladas, pastas y vegetales, o mezcladas con yogur.

 

Yogur natural

El yogur natural ofrece los beneficios de la leche de una forma más fácil de digerir y con la ventaja adicional de contener prebióticos que ayudan con la digestión y pueden fortalecer las defensas naturales organismo. Además, el yogur es una excelente fuente de calcio, el cual es vital en la dieta de la futura mamá. Y es que, no se consume suficiente calcio durante el embarazo, el organismo lo extraerá de los huesos y dientes de la mujer, para que no le falte este mineral al bebé.

 

Coles y espinacas

En este caso se trata de alimentos cargados de ácido fólico y de vitaminas A, C y K. También son ricas en carotenoides, esenciales para la salud de los ojos. Un consejo: lo ideal es consumirlas lo más frescas posibles, preparándolas sin demora al comprarlas, puesto que conforme pasan los días disminuye su contenido nutritivo.

 

Carnes magras

Las carnes proveen grandes cantidades de proteína y hierro, dos nutrientes fundamentales durante el embarazo. Sin embargo, dependiendo del corte, también pueden contener mucha grasa. El truco está en elegir opciones más magras, como el solomillo, y evitar las más grasosas (como muchas carnes molidas, y también la piel de las aves).

 

Frutas y verduras

Al consumir una variedad de frutas y verduras anaranjadas, rojas, amarillas, moradas, verdes y blancas estarás aportando a tu dieta (y la de tu bebé) una gran variedad de nutrientes. Esto se debe a que los alimentos de diferentes colores son ricos en diferentes vitaminas, minerales y antioxidantes.

 

 

Blog de Lopez Ortega: #JamonLovers

image_pdf
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

No hay comentarios

Dejar respuesta